Un Mensaje del Director – Otoño 2020

Después de dos semanas de administrar el aprendizaje a distancia por nuestra cuenta, mi esposa y yo solicitamos la ayuda de alguien que no podía rechazar una petición de ayuda, mi padre, mejor conocido como abuelo. Tradicionalmente asociado con viajes a la nevería y armando rompecabezas, ahora debía sentarse cerca de una computadora portátil y ayudar en la facilitación de educación remota. Su función era replicar, en la medida de lo posible, los apoyos integrales que Jeremy recibe en su Programa de Educación Individualizado (IEP): aula de educación especial con una proporción de 10 estudiantes por 4 adultos; asistiendo a la clase de octavo grado de educación general de Artes del Lenguaje de Ingles con el apoyo de un asistente de instrucción; y participar en la clase de educación física general. Ciertamente una tarea difícil.

Navegar por los enlaces de reuniones de Zoom, acceder a los Salones Google, cambiar clases virtuales, moverse entre grupos pequeños de Zoom, enviar correos electrónicos y chatear con maestros y para profesionales simultáneamente resultó ser estresante, y a veces terminaban en caminatas no programadas alrededor de la cuadra u otras actividades no relacionadas con la escuela para permitir a mi padre e hijo aclarar sus mentes antes de saltar de nuevo al laberinto del aprendizaje a distancia. Estamos agradecidos de que mi padre esté dispuesto a brindar apoyo para que nosotros podamos continuar laborando en nuestros trabajos desde casa.

El 8 de septiembre de 2020, se anunció que las familias de estudiantes elegibles para los Servicios de Cuidado a Largo Plazo de Arizona podrían recibir servicios basados ​​en el hogar y la comunidad durante el horario escolar para participar en el aprendizaje remoto. Este desarrollo es un salvavidas para miles de familias de niños con discapacidades. El proceso de poner este apoyo a disposición de las familias fue una tarea casi tan gigantesca como tratar de equilibrar el trabajo, la escuela y la crianza de los hijos durante la pandemia.

Varias agencias de Arizona, específicamente la División de Discapacidades del Desarrollo (DDD), que supervisa la prestación de Servicios y Apoyos a Largo Plazo (ALTCS); el Sistema de Contención de Costos de Atención Médica de Arizona (AHCCCS), la autoridad de Medicaid de nuestro estado, que garantiza el cumplimiento de las reglas y regulaciones federales de Medicaid; y el Departamento de Servicios para Estudiantes Excepcionales de Educación de Arizona, que supervisa las escuelas públicas y autónomas y garantiza el cumplimiento de las reglas y regulaciones federales y estatales de Educación Especial, trabajaron juntos para hacer esto posible para las familias de Arizona.

Aunque el cambio de política descrito anteriormente puede no brindar la clave para una vida manejable durante una pandemia, sí brinda ayuda a muchas familias que la necesitan desesperadamente. En Raising Special Kids creemos que los profesionales son aliados importantes para las familias en la creación de resultados positivos para los niños. Agradecemos a DDD, AHCCCS, ADE/ESS y otras agencias y oficinas estatales que escucharon la voz de la familia y respondieron fortaleciendo los sistemas de cuidado para mejorar las vidas de los niños con discapacidades y sus familias.

El abuelo también dice «Gracias».

Ir arriba