Cambiando Perspectivas – Abrazando Pequeñas Victorias

Tener un hijo con un diagnóstico poco frecuente puede hacernos sentir solos y abrumados. Muchas veces es posible que los familiares o amigos no lo entiendan, y puede llegar a ser muy estresante lidiar con el cuidado de un niño con necesidades especiales de atención médica. Cuando Tricia Burke se comunicó con Raising Special Kids en busca de asesoramiento y apoyo en relación con los problemas de alimentación de su hijo, se sintió muy agradecida de que la pusieran en contacto con una especialista en apoyo familiar que entendió por lo que ella estaba atravesando. Tricia nos cuenta: «Hablamos sobre los problemas de alimentación y la sonda gástrica, pero, sobre todo, hablamos de los desafíos que implica criar un hijo con problemas complejos de salud. Me sentí menos sola al saber que, aunque nuestros hijos eran diferentes, yo no era la única que había tenido que enfrentar enormes desafíos con mi hijo. Más allá de eso, esta conexión me ayudó mucho porque la especialista en apoyo familiar fue sincera y me agradeció por su propia experiencia. Hasta ese momento, yo había estado enfocada en el desafío, la lucha y el dolor por el diagnóstico recibido. Ella cambió mi perspectiva, me enseñó a disfrutar de los pequeños triunfos y a reconocer y valorar la belleza de nuestra experiencia única».

Tricia también participó en una conexión de padre a padre a través de Raising Special Kids, que le resultó muy reconfortante y de mucho apoyo mientras se preparaba para tener su segundo hijo. A Tricia le preocupaba cómo haría para atender las necesidades de su hijo y las del nuevo bebé, y también le generaba ansiedad pensar si su familia podría adaptarse al cambio. Se le puso en contacto con un padre líder que le brindó el apoyo emocional que necesitaba y consejos a partir de su propia experiencia de haber tenido un bebé y, a su vez, tener un hijo mayor con problemas complejos de salud. Tricia pudo dejar atrás sus temores y comenzó a esperar ansiosamente esa relación entre hermanos en lugar de pensar en los desafíos de atender las necesidades de ambos.

El apoyo recibido inspiró a Tricia para ser voluntaria como padre líder en Raising Special Kids y asesorar a otros padres mientras viven su propia experiencia en la crianza de sus hijos. Tricia acaba de comenzar su experiencia como padre líder y espera con ansiedad poder conectarse con otros padres y así poder retribuirle a una organización que le ha brindado una ayuda muy valiosa a ella y a su familia. «Raising Special Kids ha sido una forma maravillosa de conectarme con otros padres. Me siento menos sola como madre de un hijo con problemas complejos de salud y he podido tener una perspectiva y una visión muy valiosas a partir de mis relaciones con los padres. Su amabilidad, apoyo y aliento han sido auténticos y muy valiosos en mi experiencia como madre y por eso me siento profundamente agradecida».

Ir arriba