Personal destacado: Angélica Lara

Angélica Lara conoció a Raising Special Kids por primera vez cuando a su hijo mayor, Andrés, le diagnosticaron parálisis cerebral cuando tenía solo un año y medio. En ese momento, estaba embarazada de nueve meses de su segundo hijo, Diego. Dos años después nació su tercer hijo, Alejandro. Ahora, los tres niños son adolescentes con diagnósticos para los cuales Angélica usa su capacitación y experiencia como especialista en apoyo familiar para ayudarlos a aprender a abogar por si mismos efectivamente.
Aunque es mucho más personal, es muy similar a lo que Angélica ha estado haciendo durante casi ocho años ayudando a las familias desde que comenzó a trabajar para RSK, les ayuda a formar equipos colaborativos y a desarrollar y fortalecer sus habilidades de autodefensa.

El rol de Angélica en RSK cambió un poco hace unos años cuando se unió al Equipo de Entrenamiento Familiar Positivo en RSK. A través del programa PFC (Positive Family Coaching), las familias que reciben servicios de salud del comportamiento a través de algunos planes de AHCCCS reciben un apoyo mejorado que incluye educación, navegación de sistemas y estrategias para el apoyo del comportamiento positivo.

Cuando trabaja con familias, Angélica dijo que le gusta pensar que su enfoque es similar al de Glinda, la bruja buena de El mago de Oz. “No le digo a la gente lo que debe hacer. Intento proporcionar la mejor orientación e información que puedo para que puedan encontrar su propio camino. Las familias siempre tienen el poder; solo tienen que aprenderlo por sí mismos”.

Para servir mejor a las familias, Angélica continúa su educación. Después de completar su título de asociado la próxima primavera, planea continuar en ASU para obtener su licenciatura en trabajo social.

Es posible que las cosas hayan cambiado desde que Angelica Lara comenzó a trabajar en Raising Special Kids hace casi ocho años, pero una de ellas no es su enfoque optimista, diligente y creativo para ayudar a las familias, incluida la suya.

Ir arriba